0
7.42 km.
Road
5.62%
494.36 m.
417.13 m.
Categoria 2

    Sin duda alguna si algo bueno trajo para los ciclistas la construcción del túnel de Sóller fue el regalo de dejar sin apenas tráfico de coches el Coll de Sóller. Lo que en otros tiempos eran curvas en las que peligrosamente malvivían coches y bicicletas, es ahora un espacio en el que los pedales y la montaña conviven felizmente en una ascensión de las más transitadas. 

    No debemos eso sí infravalorar la dificultad de esta ascensión: 7,4 kilómetros partiendo desde Sóller con una pendiente promedio del 5,6%, en la que llegaremos a alcanzar un desnivel de 417 metros, que no es poco. 

    Ante nosotros, el reto de superar un primer tramo con rampas largas y exigentes antes de empezar la ascensión al Coll propiamente dicho a partir del kilómetro 2. Es en ese momento donde empezaremos a vibrar con las duras pero motivadoras curvas de herradura a las que deberemos hacer frente antes de conquistar el Coll de Sóller. Un zigzagueo constante que parece no acabar nunca, pero que nos permite ir conquistando el puerto a base de pequeños retos: primero alcanzar una curva, luego alcanzar la siguiente, y así poco a poco. El Coll de Sóller es como esos best sellers de capítulos cortos e intensos que enganchan: cuando acabas de terminar con una exigente rampa, no te queda otra que seguir adelante con la incógnita de saber si podrás enfrentarte a la siguiente, pero manteniendo las ganas.

    ¿Somos un poco exagerados dándole tanta épica a esta escalada? Compruébalo por ti mismo y supera el reto de ascender al Coll de Sóller en tu próxima escapada ciclista.

    Vista de la carretera extend
    <4%
    4% 8%
    8% 10%
    10% 15%
    >15%