0
9.43 km.
Road
8.22%
1168.30 m.
775.50 m.
Categoria 1

    La altimetría del Alto del Acebo es de las que no dejan indiferente: casi 9,5 kilómetros saliendo desde Cangas del Narcea con una pendiente con promedio del 8,3%, y que alcanza los 800 metros de desnivel positivo. En su cumbre nos pondremos a 1.100 metros de altitud y podremos dar fe de su dureza. 

    Nos adentraremos en una carretera estrecha con piso irregular y una rampa inicial que es la antesala de lo que vendrá. Los primeros kilómetros son tremendamente duros, con un tercer kilómetro con pendiente media del 9,8%. Sin duda un tramo imponente.

    Una pequeña ventaja de este puerto es que cuenta con dos pequeños descansitos que nos permiten ir conquistando este puerto por tramos. La contraparte: eso significa que la pendiente promedio en los puntos de ascensión raramente bajarán los dos dígitos. 

    Los últimos kilómetros se agradece la mejora en el asfalto irregular al rugoso cemento que te encuentras en la primera parte. Como recompensa nos encontraremos con la llegada al pintoresco santuario del Acebo, donde podremos tomarnos un merecido descanso. 

    Importante: hay que andarse con ojo en algunas curvas donde se producen estrechamientos de la carretera. Como ya hemos mencionado, hasta el tramo final el puerto transcurre en una carretera sinuosa y estrecha. Todo sea por evitar un susto. 

    Este puerto fue final de la 15ª  etapa de la Vuelta a España 2019. A falta de 7 dominaba el español Samitier con más de 20 segundos de diferencia, pero el estadounidense Sepp Kuss le adelantaba a falta de 6,5 km, abriendo un hueco importante y llevando un buen ritmo en el primer tramo de puerto. 

    A cierta distancia, Alejandro Valverde lanzaba el ataque en el primer pelotón de carrera, seguido solo por Roglic. Los hasta ese momento 1º y 2º de la general, luchando codo con codo en plena ascensión. Un par de kilómetros más adelante conseguiría incorporarse a ese duelo Marc Soler para brindar un apoyo importante a su compañero Alejandro Valverde. 

    Mientras tanto el norteamericano Kuss siguió liderando, a lo suyo, y haciéndose con una victoria incontestable, hasta el punto de terminar los últimos 500 metros chocando manos con los seguidores que abarrotaban el final de puerto hasta llegar a meta, sacando casi 40 segundos al segundo y tercero.

    A bastante distancia proseguía el duelo Roglic-Valverde, con el español resistiendo las embestidas finales del esloveno por sacarle algunos segundos más en la general. 

    Roglic y Valverde mantendrían la primera y segunda posición en la general hasta el final de la Vuelta, coronándose como campeón merecido el esloveno.

    Vista de la carretera extend
    <4%
    4% 8%
    8% 10%
    10% 15%
    >15%