Buscar en
Sign In

Andalucía: ¿potencia cicloturista?

¿Por qué se puede considerar que Andalucía reúne las condiciones adecuadas para apostar por el cicloturismo?

 

Para argumentarlo partiremos del estudio sobre flujos turísticos y cicloturismo como mercado emergente en Andalucía elaborado por Fernández Latorre (2015). Este trabajo, publicado en la Revista de Estudios Andaluces, parte de la noción de capital territorial para mostrar hasta qué punto Andalucía cuenta con los recursos ideales para apostar fuerte por el cicloturismo.

Cuando hablamos de capital territorial nos referimos a aquellos elementos integrados en un territorio que le aportan un valor diferencial. Nos podemos referir tanto a recursos del medio natural, al patrimonio histórico o al capital acumulado en infraestructuras ya presentes. También se tienen en cuenta dentro de este cálculo del capital territorial los considerados como bienes relacionales, asociados con aspectos no tangibles que aportan una identidad determinada a una población.

De este modo, un territorio que reúne y es capaz de conectar lo mejor posible estos bienes territoriales partirá de una casilla de salida más avanzada a la hora de implementar nuevos enfoques de desarrollo turístico. Y en el caso de Andalucía, tal y como apunta Fernández Latorre, estas condiciones parecen cumplirse a la perfección, a saber:

  • Andalucía cuenta con unas condiciones climáticas muy favorables.
  • El patrimonio cultural y natural es muy amplio. Esto se ejemplifica en el hecho de que Andalucía cuenta con la mayor dotación de espacios naturales protegidos y bienes de interés cultural de España.
  • La gran extensión de litoral que poseen las diferentes provincias de la comunidad andaluza.
  • Cuenta con la mayor red de Vías Verdes de toda España.
  • Alberga un sistema turístico que está consolidado, por lo que no se está partiendo de cero a la hora de atraer turismo sino que de algún modo se reconduce.
  • Cuenta con un sistema de ciudades policéntrico con buena conectividad entre ellas, con núcleos patrimoniales de tamaño medio que conectan con las grandes ciudades. Este punto es un aspecto que consideramos bastante relevante en la aplicación de modelos cicloturistas en toda la comunidad autónoma, ya que permite atraer a amantes de la bicicleta de todos los niveles.
  • Posee la red de vías pecuarias más extensa de España (aproximadamente unos 25.000 kilómetros). Recordemos que estas redes son de dominio público y gozan de una especial protección jurídica que garantiza su conservación. Además, según apunta el autor, son una fuente de conectividad ecológica y biodiversidad básica, y facilitan la “fijación de población en zonas rurales debido a su potencial económico”.

En este sentido, cabe destacar la correlación identificada en el estudio entre pernoctaciones hoteleras en relación a la longitud de costa, los bienes de interés cultural y la superficie de espacios naturales protegidos. Según el análisis realizado, las poblaciones de España que cuentan con estos tres patrones territoriales son las que reciben proporcionalmente más visitantes.

Son factores que no deben sorprendernos (el modelo de turismo de sol y playa ha venido garantizando varias décadas de éxito turístico en España) y que a la vez ponen de manifiesto hasta qué punto Andalucía puede apostar sin miedo por modelos turísticos desestacionalizadores y más sostenibles.

A lo anterior cabe añadir el hecho de que dos de los mercados turísticos internacionales más interesados por el cicloturismo, Reino Unido y Alemania, han sido precisamente dos de los mercados mejor consolidados en las diferentes provincias andaluzas, especialmente con los turistas procedentes de Reino Unido. Según datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, los británicos han venido representando sistemáticamente en torno al 25% de los visitantes internacionales.

Conocedores de ese potencial, en Cycling Friendly hemos venido trabajando en los últimos años en la comunidad andaluza en aras a apoyar a instituciones y empresas del sector hostelero para que den los pasos adecuados en el fomento del cicloturismo.

Fruto de ello, más de 30 hoteles han obtenido certificaciones Cycling Friendly que los habilitan como centros especialmente preparados para los amantes de la bicicleta. Además, es reseñable el esfuerzo de localidades como Roquetas de Mar, Salobreña, Nerja, Islantilla, Níjar, Almuñécar-La Herradura o Mojácar por convertirse en espacios cada vez más ciclables, lo que nos ha permitido ir observando de primera mano cómo poco a poco la presencia de la bici tanto para actividades recreativas como para el transporte urbano crece exponencialmente.

Prev Post
5 subidas que quizá no conocías de Mallorca
Next Post
Puertos de montaña con los tramos más duros de Mallorca

Añadir Comentario

Your email is safe with us.