Buscar en
Sign In

¡No apestes! Cuida tu ropa ciclista

Evita que tu traje ciclista apeste.

 

Las fibras artificiales y el sudor son una mezcla apestosa: el olor se percibe a varios kilómetros si estás parado. Vale, quizá estemos exagerando un poco, pero es importante que lo tengas presente. 

Por ello insistimos en que cuides bien tu ropa ciclista y sigas estas 3 recomendaciones:

  1. Limpia la ropa pronto o te crecerán bacterias

  2. Nunca suavizante, utiliza un jabón neutro

  3. Utiliza vinagre blanco destilado como suavizante

1. Limpia la ropa ciclista pronto o te crecerán bacterias

Se acabó eso de dejar la ropa acumulada formando una espesa montaña en la silla de tu cuarto. Puede aceptarse como obra de arte conceptual, pero si hablamos de higiene es inaceptable. 

Después de tu escapada ciclista tómate un momento para lavarla. En el caso de que no tengas lavadora por encontrarte en tus vacaciones ciclistas, haz por lo menos un prelavado a mano. De ese modo evitarás que algunas manchas se incrusten tanto que tu inmaculado maillot se convierta en un traje a topos.

Hay quien dice haber visto caras de Jesucristo en sus culottes tras una semana esperando a ser lavados. No tenemos pruebas de ello pero lo dejamos al imaginario popular.

2. Nunca suavizante, utiliza un jabón neutro

Qué bien huele el suavizante y cuánto nos gusta utilizarlo. Tanto que a veces lo hacemos innecesariamente, como cuando se lo ponemos a la ropa deportiva. Hay que tener en cuenta que los tejidos del uniforme ciclista son delicados y deben ser tratados de forma específica.

Para evitar un rápido deterioro de tu ropa ayudará bastante que no recurras al suavizante: la película que forma hace que el tejido pierda transpirabilidad. La primera vez que lo laves olerá muy bien y estará más suave que tus piernas de ciclista, pero con el paso del tiempo eso no habrá quien lo arregle.

Procura usar siempre un jabón neutro sin blanqueador, pues contribuirá a dañar la ropa lo menos posible. 

3. Utiliza vinagre blanco destilado como suavizante

En detrimento del suavizante puedes recurrir al uso moderado de vinagre blanco destilado. Y decimos con moderación porque este es un punto en el que existe cierta controversia.

Por una parte, están los que apuntan que:

  • Conserva el color

  • Elimina los malos olores

  • Suaviza la ropa

  • Actúa como agente contra la cal de la lavadora

Sin embargo, estas ventajas pueden suponer un riesgo no tanto para la ropa en sí como para la lavadora, ya que según apunta Steven Grayson el uso continuado de vinagre puede derretir las mangueras y provocar fugas.

La ventaja es que de los tres puntos este es el menos necesario: lavar la ropa en el momento adecuado es lo que realmente conseguirá evitar el mal olor y que puedas llevar la misma vestimenta durante años.

Y recuerda: los bolsillos están para vaciarlos.

Prev Post
5 lugares mágicos de Gran Canaria
Next Post
5 trucos para ser más rápido en bicicleta

Añadir Comentario

Your email is safe with us.