Buscar en
Sign In

Ready to race

Manda de vacaciones a la “mala suerte”.

 

Los expertos dicen que eres capaz de controlar 80% de los factores que pueden echar por tierra todos tus esfuerzos e ilusiones.

En las carreras parece que Murphy siempre está al acecho, un imprevisto es algo que no ha se ha podido anticipar, pero sí que hay muchas cosas que puedes prevenir antes de que sucedan para que te anticipes a posibles problemas.

La bici antes de una carrera tiene que estar probada, con todos los componentes asentados y reajustados varias veces para asegurarnos de que el día señalado no nos van a dejar tirado.

Pon a punto…

  1. Ruedas
  2. Transmisión
  3. Frenos
  4. Tornillería general  

Ruedas

Presión biciRevisa los flancos de las cubiertas y el estado del dibujo: Al margen de que la cubierta sea la más acertada o no para las características del trazado hay dos condiciones que siempre han de cumplirse para garantizar unos mínimos: los flancos en perfecto estado sin rajas ni cuarteados y un dibujo que conserve las cualidades del neumático que lleves.

Presión ruedas

Una presión adecuada al circuito: Si sabes que tu reto tiene un recorrido técnico, busca neumáticos que garanticen buena adherencia en curva. Luego la presión es una baza más para mejorar el comportamiento de la bici. Si te equivocas con la presión y buscas demasiada adherencia o confort o bajas demasiado la presión, puedes llantear y pinchar si pasas por encima de una agujero. El estándar actual son los neumáticos de 700×28 y una presión segura son los 6 bar dependiendo de tu peso. Si tienes dudas consulta la pagina del fabricante o a tu mecánico de confianza.

Centrado ruedaRevisa el centrado: Una rueda descentrada roza, resta velocidad y provoca inestabilidad cuando frenamos, aunque  esto es menos aplicable a los sistemas de freno de disco. Aun así revisa el estado de los radios y si ves alguno dañado lleva la rueda a tu tienda rápidamente. Lo más frecuente es que los que más se deterioren sean los que están en el lado del cassette, justo en la parte del buje porque a veces se sale la cadena por la parte alta de los piñones y esta puede dañar los radios. Centrar ruedas bien es todo un arte, si no tienes mucha destreza y práctica, llévala a un taller especializado.

Cierres bici

Los cierres: No la pifies con las prisas de última hora montando la bici en la mañana de la prueba. Tómate tu tiempo y no los dejes flojos o mal colocados. Si los dejas flojos no hace mucha falta que te digamos cuáles pueden ser las consecuencias, pero si los dejas muy apretados luego te puede costar un suplicio sacar la rueda en plena carrera. Aplica una capa muy fina de grasa de montaje en los puntos de contacto de los cierres para que en caso de tener que sacar la rueda, todo sea suave y rápido.

Cámaras Bici

El estado de las cámaras: Si usas cámaras en vez de tubeless, procura llevar cámaras nuevas a las carreras. Una cámara parcheada siempre es un riesgo más a añadir. Basta que lleves una con un parche puesto desde hace semana y no haya pasado nada, para que el parche se despegue el día de la carrera. Si la camara está bien, no la toques

 

Transmisión

Cables de freno¡Nunca cambies los cables de frenos el día antes de una carrera! Como mucho debes limpiarlos y  engrasarlos, pero si funcionan bien, no los toques, porque sobre todo el del cambio es muy sensible y es posible que en tu animo de mejorarlo, lo desajuste.

Cadena BiciRevisa el estado de la cadena.  A no ser que sea absolutamente necesario por rotura ¡No cambies nunca la cadena antes de una carrera! sobre todo si el resto de la transmisión no es nueva. Las nuevas generaciones de ceras con aditivos cerámicos son la elección ganadora siempre. Limpia bien la cadena con una trapo y clica una capa fina por la cara interna de la cadena la tarde antes. Evitarás que se coja suciedad y sentirás un feeling de pedaleo más fluido, optimizando algún que otro vatio a tu favor.

Deja el casete como la patena. Saca la rueda y repasa los piñones uno por uno con un trapo y elimina los tacos de suciedad y ramillas que pueda haber entre desarrollos, No dejes hilos del trapo dentro del casete, que se pueden enredar con la cadena,  con las roldanas del cambio y provocar imprecisiones en le paso de cadena.

Revisa que la cadena no se salga por el plato pequeño ni por el grande y lo mismo con los piñones. Puede que en entrenamientos todo vaya bien, pero luego entre el cansancio y la presión, en carrera solemos cambiar con menos delicadeza de la necesaria, por lo que debes de prestar especial atención al sincronizado del cambio y al tope de alto y bajo del desviador de platos.  Que el plato grande entre sin salirse la cadena por fuera y que el plato pequeño entre sin problemas pero sin caerse al pedalier.

La patilla: Por favor, ten mucho cuidado en el transporte de la bici, porque una de las incidencias más comunes es  doblar un poco la patilla y de ahí siempre surge una encadenamiento de problemas de cambio. Es un elemento muy delicado y sensible a la presión. Está pensada para deformarse y romperse, por lo que si notas que el cambio está un poco desviado, debes de intentar reconducirla a su posición natural, pero eso si con mucho, mucho cuidado. No vayamos a romper la patilla antes de la salida.

 

Frenos

Revisa el estado de las zapatas. Este es un consejo válido tanto para frenos a llanta como para discos. Si tienes dudas de cuál es el estado de tus pastillas de freno, consulta a un mecánico experto, porque sobre todo en el caso de la pastillas de freno de disco, la diferencia visual es muy pequeña.

Ready 2 Race

Los tornillos de los discos. Sobre todo si nos los llevas desde hace tiempo, es conveniente que compruebes su apriete el día antes de la carrera.

Equilibrado de los puentes de freno: Si andas cambiando pastillas o engrasando cables, no sería nada anormal que se desequilibren los puentes, que un lado uno tire más que otro o que los hayas tocado un poco. En el caso de las bicis con frenos a llanta, asegúrate de que ambas pastillas estén tocando al mismo tiempo y que tengan la distancia idéntica respecto al la banda de frenado de la llanta.

Cuidado en el transporte de tu bici si lleva frenos de disco hidráulicos. Procura no accionar la maneta sin las ruedas, si sucede las puedes separar con un destornillador plano, pero trata de que no suceda para no dar pie a fisuras de las pastillas o entrada de aire en el circuito del freno. Para evitar esto, siempre que vayas a transportar la bicicleta con frenos de disco hidráulicos, no olvides montar siempre los separadores de pastillas de frenos de disco.

 

Tornillería general

El día de la carrera no se te ocurra empezar a apretar con fuerza todos los tornillos de la bici, sólo se trata de un chequeo general para verificar que no hay nada suelto, no es necesario que sobreaprietes nada. Estos son los elementos más destacables, sobre todo si hemos desmontado total o parcialmente la bici para su transporte.

Sillín

Sillín. Cuidado no modifiques la posición de inclinación y aquí ten especial cuidado porque los tornillos de la tija se parten “con mirarlos”. Comprueba su ajuste con mucho cuidado y poco a poco.

Portabidón BiciPortabidón. Da mucha rabia ir a coger agua y no encontrar el bidón en su sitio, pero todavía da más rabia el tener que tirar el bidón porque el “porta” se ha desaflojado y el “traqueteo” va a arrancar las roscas del cuadro. Como previsión revisa los tornillos y para que el bidón no se caiga, nunca salgas a correr con el bidón hasta los bordes. Llénalo hasta arriba, pero bébete un cuarto de su capacidad antes de que den la salida.

Acoples. Hay que buscar un par de apriete ideal. No deben de estar “soldado” al manillar ya que son una de las partes más expuestas y pueden partirse. Déjalos ajustados sólidamente, pero hasta el punto en el que si reciben un golpe, estos giren sobre el manillar.

Tija. No se suele mover y al igual que con la potencia debes de tener mucho cuidado en no pasar de rosca el collarín de la tija. Comprobando que la tija no gira es más que suficiente para asegurarse.

Tija BiciPotencia. Cuidado con pasarte apretando, porque el aluminio de las roscas de las potencias es especialmente frágil y acumula mucha carga. Tantea un poco con la llave y si percibes que el apriete es adecuado no insistas. Con los manillares de carbono hay que tener mucho cuidado en no excederse en el apriete y usa siempre grasa de montaje especifica para carbono, que incluye gránulos que aumentan la fricción entre la potencia y el manillar sin necesidad de incurrir en sobreaprietes.

Holgura de dirección. Si has montado hace poco la dirección, comprueba que no tenga juego. No es algo que vaya a privarte de poder acabar una carrera, pero además de dañar la dirección, se pierde mucha precisión en la frenadas y da una tacto desagradable con poca confianza.

Patilla Bici

Las bielas y platos. Sobre todo si es de eje de cuadradillo, no está de más comprobar que las bielas tengan un buen par de apriete. Si tus platos traen tornillos de aluminio, comprueba que no se hayan aflojado. Ten cuidado porque estos tornillos son tan frágiles como ligeros.

Prev Post
Errores que debes evitar antes de alquilar una bici
Next Post
3 Destinos ideales para triatletas en España

Añadir Comentario

Your email is safe with us.