Buscar en
Sign In
Puertos de montaña desconocidos de Asturias

15 puertos de montaña desconocidos para ciclistas en Asturias

Asturias, tierra de majestuosas montañas y paisajes cautivadores, alberga una joya oculta para los amantes del ciclismo: sus puertos de montaña desconocidos.

Más allá de los reconocidos y desafiantes colosos, se encuentran serpenteantes carreteras que conducen a puertos menos transitados pero igualmente impresionantes. Estas rutas ofrecen a los ciclistas la oportunidad de descubrir la belleza virgen de la región, con paisajes salvajes, bosques frondosos y vistas panorámicas que quitan el aliento. Estos puertos de montaña desconocidos en Asturias son un tesoro por descubrir, desafiando las piernas y el espíritu aventurero de aquellos que buscan explorar lugares únicos en su búsqueda de nuevas emociones en dos ruedas.

Casielles

El Puerto de Casielles es un puerto de montaña situado en Asturias, en su parte oriental. Es una subida exigente y espectacular que se encuentra en el concejo de Ponga y que recuerda a los ciclistas a otras subidas míticas en Europa como el Stelvio en Bormio o el Alpe d’Huez en Francia, debido a su belleza y desafío. 

Casielles es una pequeña aldea de Asturias con muy pocos habitantes. Se llega a través de este puerto de montaña, cuya ascensión comienza a la altura del kilómetro 131 de la carretera Nacional N-625. La nacional lleva desde Cangas de Onís hacia la zona de Riaño en la provincia de León, a través del maravilloso desfiladero de Los Beyos. El inicio del puerto se encuentra al lado del puente de La Agüera, ofreciendo a los ciclistas unas impresionantes vistas al Parque Natural de Ponga durante su ascenso. 

Un bonito entorno cercano a los Picos de Europa, para una subida que no es muy larga, con una longitud de alrededor de 4 kilómetros, pero que esconde en sus 23 curvas de herradura nada más y nada menos que un 12% de promedio, con alguna rampa cercana al 20%. 

Vega Bobies 

¿Puede tener el mítico Angliru un “hermano pequeño”? Si lo tuviese, sería Vega Bobies. 

Este puerto es una ascensión que se encuentra en la Sierra del Aramo, cerca del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, y que cuenta con varias vertientes iniciales, como Alfilorios o Cardeo. 

En ambos casos, hablamos de una subida que no es muy larga, con una longitud de algo más de 5 kilómetros, pero con un porcentaje de más del 11%. Nos encontraremos con algún muro del 14% antes de llegar a La Vara. Tras pasar por esta localidad, olvídate de descansar. La pendiente se va a estabilizar en torno al 13% y con algún tramo al 15%.  

A medida que avanzamos, la arboleda va desapareciendo y la ascensión se vuelve cada vez más majestuosa. Desde aquí podemos disfrutar de maravillosas vistas del Monsacro, el Naranco y toda la zona central de Asturias mientras pedaleamos lentamente hacia la cima. Las rampas se vuelven más duras y es difícil avanzar, lo que nos recuerda a la misma sensación que se tiene en el Angliru.  

La Teyerona

El Puerto de la Teyerona es otro de los firmes candidatos a convertirse algún día en final de etapa de La Vuelta ciclista a España. Su belleza, dureza y la llegada al área recreativa, hacen esta subida muy interesante. 

La subida al Puerto de la Teyerona tiene dos vertientes principales, desde La Llonga y desde Mieres, siendo esta última la más dura con una pendiente media de casi un 9%, con tramos que superan el 15% de desnivel, pasando por la carretera que se dirige a La Matiná. La primera parte de la ascensión cuenta con mejor asfalto y carretera más ancha. Luego tanto su amplitud como la calidad del firme se van reduciendo. 

Es una subida exigente, pero vale la pena por las vistas impresionantes de las montañas circundantes, como la Sierra del Aramo.  

Destacar que el área recreativa también es un punto de paso del Anillo Ciclista de la Montaña Central en Asturias para bicicleta de montaña. 

Monte Deva

En la zona cercana a Gijón encontrarás otro de los puertos de montaña para ciclistas que te ofrecerá unas impresionantes vistas a la ciudad y la costa asturiana. 

Eso sí, a pesar de ser una subida corta, puedes llegar a encontrarte con rampas de casi el 30%, y con algún kilómetro de más del 18% de promedio. Además, cuenta con un firme de hormigón que hará un poco más complicado aún que tu bicicleta pueda rodar bien. 

Sin embargo, las vistas desde la cima, abarcando Gijón, El Musel y el Cantábrico, hacen que la ascensión valga la pena. 

Es recomendable su vertiente desde El Cruce para bicicleta de carretera. Por Villares de Caldones, a pesar de tener rampas más asequibles, tiene un peor asfalto. 

Jitu de Escarandi

Lagos de Covadonga siempre ha sido una subida de las más reconocidas de Asturias, al contar con su propia marcha cicloturista y ser final de etapa habitual en La Vuelta o la Vuelta a Asturias. Pero muy cerca, se esconde otro puerto espectacular y del que no podíamos evitar hablaros, el Jitu de Escarandi. 

Entre los Picos de Europa y la Sierra del Cuera, partiendo desde la localidad de Poncebos (la otra vertiente se encuentra ya en Cantabria) hacia Sotres y Tresviso, empieza este puerto de categoría especial, con unos 15 kilómetros a más del 7% de promedio. 

Una ascensión que es muy irregular, ya que combina pequeños descansos con curvas de herradura o rampas de hasta un 16% hasta llegar a Sotres. A partir de ahí, empezará lo más duro de esta subida, con un kilómetro al 15%, rampas del 21%. Una verdadera pared que suavizará después de La Caballar en los últimos 2 kilómetros antes de coronar, con algunos toboganes, combinando descensos cortos y repechos. 

Un tradicional paisaje asturiano que evoca lo mejor de los puertos ciclistas. 

Alto de Muriellos

El Alto de Muriellos es uno de los más cortos de este listado, pero no por ello menos intenso. La sorpresa final de sus rampas del 22% con tramo hormigonado pondrá a prueba hasta al ciclista más preparado. Y es que la vertiente sur de la Sierra del Aramo esconde retos como este puerto. 

Una subida que empieza en el cruce hacia Muriellos, en la carretera que va hacia La Cobertoria. Cuenta con una primera parte muy constante, entre 9-11%, entre un espeso bosque, e incluso suaviza un poco más al pasar por Rano. 

Al llegar a Villarejo ya podremos ver el majestuoso Gamoniteiro, pero la traca final espera en la llegada a Muriellos. Un último segmento de hormigón, donde a la bicicleta le cuesta más rodar, con rampas imposibles y que puede resultar muy duro si no se guardan fuerzas en los kilómetros iniciales. 

Villamarcel

No muy lejos del Alto de Muriellos, seguimos encontrando más puertos con un perfil realmente duro. En este caso, Las Brañas de Villamarcel, con un promedio cercano al 11%. 

Esta subida ciclista empieza en Bárzana de Quirós, en el desvío hacia Coañana y Villamarcel. Empezamos a escalar entre vegetación profunda y desnivel asequible. Una vez que llegamos a Coañana, encontramos el primer cambio, ya que la carretera va superando de manera casi constante el 9%. 

Pero el gran reto nos espera al llegar precisamente a la localidad de Villamarcel, donde disfrutaremos y sufriremos a partes iguales. Las rampas pavimentadas de más del 20% se combinan con unas vistas espectaculares, también al coloso del Aramo, el Gamoniteiro, o a la Cobertoria. 

Algo más de 6 kilómetros de subida, que podrías alargar si vas con bicicleta de gravel o de montaña, aún podrías seguir un poco más por una pista de tierra. 

Collada Amieva

La Collada Amieva es un puerto de montaña que empieza en la localidad asturiana de Precendi.  

Nos dirigimos con nuestra bicicleta hacia la capital del concejo de Amieva, Sames, con una pendiente constante en torno al 9-10%, donde las rampas más duras las encontraremos durante el primer kilómetro, hasta pasar en el tercero por Carnes, donde el desnivel es un poco más suave. 

En San Román, incluso disfrutaremos de un breve descenso, ante el cual veremos lo que nos espera. Un último kilómetro de locura, con un promedio del 17%, rampas de hasta el 22% y una comparativa inevitable con otro de los segmentos históricos del Principado de Asturias, como la Cueña les Cabres en el mítico Angliru. 

La Degollada

La Degollada es uno de los puertos de paso más desconocidos de Asturias. Conecta Grado con Avilés, y puede suponer un encadenado con otras ascensiones cercanas para una ruta ciclista muy exigente. 

Hablamos de algo más de 4 kilómetros muy rectos, con prácticamente un 11% de promedio, lo que habla de su dureza. 

Tras el desvió hacia el área recreativa de La Degollá, nos encontraremos con la bienvenida de un kilómetro infernal, con rampas de más del 22%. La carretera es estrecha, con un asfalto en bastante buen estado pero con muchísima pendiente y tan solo algún pequeño descanso. Se agradece tanto la abundante vegetación que vamos encontrando como el hecho que vaya suavizando en su parte final, llegando al área recreativa. 

La Bustariega

La Bustariega es un puerto de montaña situado en la zona de Somiedo y que se inicia tras haber ascendido un kilómetro y medio del Puerto de San Lorenzo, cogiendo el desvío hacia Clavillas, Valcárcel y la localidad de Bustariega. 

Prepárate para disfrutar de unos paisajes increíbles, con algunos tramos suaves donde podrás apreciar las vistas. En la primera parte, tras uno de esos descansillos, empezaremos a encontrarnos las primeras rampas fuertes. Entre Clavillas y Valcárcel está la zona más asequible de la subida. Aunque también la podemos considerar un aviso para navegantes. Si el promedio es de casi un 8%, ya sabemos lo que nos espera hasta coronar. 

2 kilómetros con rampas del 19%, curvas de herradura y que te pondrán a prueba como ciclista. 

Antes de llegar a La Bustariega, tendrás 1.000 metros de tranquilidad, con pequeñas subidas y bajadas, y unas vistas espectaculares a pueblos cercanos o a pistas para bicicleta de montaña. 

La Bobia

En la Sierra de la Bobia, encontramos no solo uno, sino varios puertos desconocidos en Asturias para la mayoría del público ciclista. Multitud de caminos que nos darían unas 6 o 7 alternativas para ascender a la Bobia, pero de los que vamos a destacar especialmente dos, la vertiente desde Molejón, y la de Soutelo. 

En la primera, encontraremos un verdadero muro en una carretera muy estrecha y con un asfalto que prácticamente solo recomendaríamos para ascender. Tras pasar por Molejón, nos esperan algo más de 3kms a más del 12% de promedio. Uno de los segmentos más duros que hemos visto en este listado. 

En la segunda, muy recóndita, tendremos que ir de Loujedo a Soutelo primero, también por un camino estrecho, para enfrentarnos a una subida temible. 6 primeros kilómetros a un 11,5% de promedio, con muchos tramos al 14-15%. Eso sí, nos recompensarán las vistas, el trazado, hormigonado en algunas partes, y la sensación de haber superado un puerto de una gran dificultad. Y además, en su parte final suaviza. 

Collada Taranes

Te presentamos a la calificada como subida asfaltada o de hormigón más dura de toda Asturias, y eso, con los “puertacos” que nos encontramos en el Principado, es mucho decir: Collada Taranes. Se encuentra en el Parque Natural de Redes, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, y conecta los concejos de Caso y Ponga. 

A pesar de tener un menor coeficiente global que Angliru o Gamoniteiro, hablamos de una subida con dos kilómetros al 19%, rampas del 30%, y un kilómetro del 21,6% de promedio. Una verdadera locura de desnivel. 

Cuenta con una primera parte con buenos kilómetros para calentar las piernas, y con un pequeño descanso entre Tanda y Taranes, antes que empiece el verdadero infierno. 

Muros de entre el 23 y el 30% que hacen de esta ascensión un reto asequible para muy pocos ciclistas sin poner pie. Durante el ascenso, los ciclistas pueden disfrutar de unas impresionantes vistas de los picos de Europa y de la cordillera cantábrica. 

Llomba Carqueixa

La subida de Llomba Carqueixa se encuentra entre el Alto de la Bobia y el Segredal, con un promedio muy engañoso, ya que combina enormes rampas con algún tramo incluso en descenso. 

Debemos coger el desvío entre esas dos ubicaciones para enfrentarnos a un primer segmento muy duro en el que subiremos hasta un 16%, con unas vistas espectaculares a la costa y al mar. Le sigue un breve descenso, marcando el perfil general de este puerto. 

Y es que una vez pasemos ese momento de descanso, volveremos a tener delante rampas del 12 al 18%, antes de otro descenso, y el esfuerzo final de nuevo tocando ese 18%. 

Si continúas durante unos kilómetros llegarás al Alto del Segredal. 

Banduxu

Banduxu es un puerto de montaña ubicado la localidad que le da nombre, en el concejo de Proaza y que, como muchas otras ascensiones de este listado, engaña por su promedio, que ya es duro de por sí, con más de un 8% para sus 7 kilómetros. 

Y es que los 3 primeros están por encima del 10%, con rampas del 15-16%, hasta pasar por Proacina, donde atravesamos un largo llano. 

Saliendo del pueblo nos volveremos encontrar otro kilómetro al 10%, seguido de una fortísima bajada, y de un repecho al 19% que nos dará la bienvenida a los durísimos kilómetros finales, de más del 11% en su promedio. 

Las vistas destilan puro paisaje de puerto ciclista asturiano. 

La Marta

En esta ocasión te vamos a hablar del Alto de la Marta como añadido a uno de los puertos de paso más duros de Asturias, el Alto de Bustantigo. 

En total suman 25 kilómetros, con seis en descenso, en un perfil realmente complicado que empieza en Puente Polea. Hasta Lendequintana nos esperan 5 kilómetros cercanos al 10%. 

Pasada esta localidad y después de un descenso, nos encontraremos los dos kilómetros más duros, con rampas de hasta el 17%. 

Bajando hasta Bustantigo, luego nos quedarán 4kms algo más asequibles, hasta llegar a su los ventiladores de este Alto de Bustantigo, por encima de los 1.000 metros de altitud. 

Tras otro descenso, ya nos dirigiremos hacia el Alto de la Marta, mucho más tendido menos en la parte del Collado de Labradas, con un tramo al 12%. 

Llosa Alfonso

¿Y para acabar, preparado para subir 320 metros en solo 2 kilómetros? Este muro llamado Llosa Alfonso se encuentra en la comarca del Caudal, y parte desde la localidad de Loredo, siendo uno de los tramos asfaltados más duros de toda Asturias. 

Empezaremos la subida entre hórreos asturianos, para encarar una carretera muy estrecha hacia “Cuestes de Lloreo”. Irás mirando al cielo, ya que sus rampas de entre 25-30% no cesan. 

Además, se trata de una ascensión muy recta con tan solo dos curvas, lo que la hace psicológicamente más dura. 

Más de un 17% de promedio, para acabar este post con un buen final de fiesta. 

¿Y tú, conoces más subidas desconocidas para el gran público ciclista en el Principado de Asturias? ¿Cuál echas en falta en este listado? 

Senda del Oso en Bicicleta Prev Post
Guía práctica: Descubriendo la Senda del Oso en bicicleta
Next Post
Descubriendo Asturias: paraíso ciclista

Añadir Comentario

Your email is safe with us.