Buscar en
Sign In

Vacaciones: ¿llevo mi bici o la alquilo?

Decidir entre alquilar una bici en vacaciones o transportar la nuestra es uno de los dilemas más comunes a la hora de planificar nuestro viaje.

 

Como siempre, nuestra decisión final pasa antes por ser capaces de responder a una serie de preguntas que debemos hacernos a la hora de planificar nuestras próximas vacaciones ciclistas.

Lo que sí que podemos anticipar es que los servicios de rent a bike incorporan cada vez más servicios y mejor catálogo, haciendo que la opción de alquilar una bicicleta en el destino cuente con cada vez más adeptos.

Lo que debemos preguntarnos antes de tomar LA GRAN DECISIÓN…

  1. ¿Cuál es el objetivo de nuestro viaje?
  2. ¿Cuántos días vamos a ir en bici durante nuestras vacaciones ciclistas?
  3. ¿Qué oferta de alquiler de bicis existe en el destino elegido?
  4. ¿Cómo nos manejamos con el desmontaje y reensamblaje de las piezas de la bicicleta?
  5. ¿Cómo vamos a llegar al destino?¿Transportaríamos nuestra bici en avión, en bicicleta o en coche?
  6. ¿Cuál es el coste de alquilar una bici VS transportar la nuestra al destino?
  7. ¿Dónde nos alojaremos en el destino?
  8. ¿Nuestra bici está hecha a nuestra imagen y semejanza?¿Nos sentimos incómodos cuando usamos una bici diferente a la nuestra?
  9. ¿Cuál es el trato que tenemos con nuestra bicicleta?
  10. ¿Tienes pensado rodar solo en un tipo de modalidad o en varias?
  11. ¿Nuestras vacaciones ciclistas integran la participación en algún evento?
  12. ¿Somos seres perezosos por naturaleza?

Sí, sabemos que suena un poco surrealista que nos tengamos que hacer esa cantidad de preguntas para tomar una decisión que a priori debería ser sencilla, pero mejor plantearse las dudas a tiempo que arrepentirse de una decisión improvisada durante el viaje.

¿Cuál es el objetivo de nuestro viaje?

La primera cuestión a resolver es cuál es el objetivo de nuestras vacaciones ¿hemos planteado unas vacaciones en las que no vamos a parar de rodar en casi ningún momento?¿Vamos a alternar nuestra experiencia cicloturista con otro tipo de actividades?

En el caso de que nuestra hoja de ruta sea disfrutar del destino de múltiples maneras la mejor opción será siempre alquilar una bicicleta.

¿Cuántos días vamos a ir en bici durante nuestras vacaciones ciclistas?

La duración de nuestro viaje puede ser un aspecto sobre el que debe pesar nuestra decisión. No es lo mismo realizar un viaje de fin de semana que pasarnos una semana completa pedaleando a diario.

El engorro que representa transportar nuestra bicicleta puede no valer mucho la pena si nos encontramos ante estancias cortas.

¿Qué oferta de alquiler de bicis existe en el destino elegido?

Los rent a bike han venido creciendo exponencialmente en los destinos que más potencian el cicloturismo. Así, destinos ciclistas como Mallorca o Tenerife cuentan con una amplia oferta de alquiler que no dificultará demasiado encontrar la opción que mejor encaja a nuestras necesidades.

En cambio, puede darse el caso de que en otros destinos exista menos oferta de alquiler de bicis y por ende, menos opciones de encontrar la bicicleta que buscamos.

¿Cómo nos manejamos con el desmontaje y reensamblaje de las piezas de la bicicleta?

Desmontar nuestra bicicleta para su transporte puede ser una tarea relativamente sencilla para los más manitas o los acostumbrados a ese proceso, pero para los menos avezados colocar todas las piezas adecuadamente para que no sufran daños durante su transporte puede suponer una odisea. Si eres de los segundos, alquilar la bici es la mejor opción para no gastar ese tiempo tan valioso que puedes gastar, por ejemplo, en tomarte unas cañas con los amigos mientras les explicas tu próximo viaje ciclista.

¿Cómo vamos a llegar al destino?¿Transportaríamos nuestra bici en avión, en barco o en coche?

No es lo mismo llevar nuestra bicicleta en avión que en barco, tanto por costes como por la comodidad (en barco no necesariamente tendrás que desmontar la bicicleta). Del mismo modo, llevar tu bici en un coche cuando nuestro destino cicloturista es cercano a nuestra localidad también influye en la decisión a tomar.

También, a efectos de posibles desperfectos o extravíos, es importante tener en cuenta si, en el caso de ir en avión, vamos a realizar algún tipo de transbordo.

¿Cuál es el coste de alquilar una bici VS transportar la nuestra al destino?

Si queremos alquilar una bici en destino el coste variará en función de la cantidad de días que reservemos. Para estancias cortas lo más indicado es optar por la opción de alquilar, si bien los precios competitivos de los rent a bike hacen que el coste de transportar nuestra propia bicicleta cada vez tenga menos adeptos incluso para estancias de larga duración.

Esta pregunta también entronca con la primera que te propusimos, de qué tipo de vacaciones tienes planteada. En función de las horas que vayas a destinar a pedalear, el coste de transporte será “mayor o menor”: si vas a pedalear, por ejemplo, cinco horas al día, amortizarás relativamente rápido el gasto del traslado.

Si en cambio planteas unas vacaciones tranquilas, en las que la bicicleta es para disfrutar y moverte por la zona, mucho mejor que alquiles.

¿Dónde nos alojaremos en el destino?

Si optamos por llevar nuestra propia bicicleta será importante que el alojamiento cuente con los servicios adecuados tanto para guardar nuestra bicicleta como para realizar la puesta a punto conveniente.

Y precisamente para eso estamos en Cycling Friendly: nuestra oferta de alojamientos incluye un abanico de hoteles en los que podemos alojarnos teniendo la garantía de que estamos ante establecimientos adaptados para ciclistas.

Si por el contrario te vas a alojar en un alojamiento que no cuenta con servicios adecuados para ciclistas, además de llevarte una mirada asesina de nuestra parte quizá será más oportuno apostar por alquilar una bicicleta en el destino.

¿Nuestra bici está hecha a nuestra imagen y semejanza?¿Nos sentimos incómodos cuando usamos una bici diferente a la nuestra?

Dijo Aristóteles que el ser humano es un animal de costumbres. O quizá no lo dijo Aristóteles, pero viene como anillo al dedo para esta cuestión. Si con el tiempo hemos invertido en el tunning de nuestra bicicleta, probablemente hayamos conseguido adaptarla cada vez mejor a nuestras necesidades y manías personales.

Eso puede jugar en nuestra contra cuando usamos una bici que no es la nuestra: nos duele más el culo, nos sudan más las manos, nuestra estatura no se adapta del todo, tenemos molestias en la espalda, nos molesta hasta el color de la bici…

Si eres del grupo de ciclistas que necesitan tenerlo todo exactamente como queremos lo mejor será optar por transportar tu propia bici. En cambio, si eres de los que se adapta a cualquier circunstancia, alquilar una bici será siempre una buena opción.

También puedes mitigar el incordio que puede suponerte cambiar de bicicleta teniendo bien apuntados los datos de tu bicicleta. En este sentido hay tres conceptos que tienes que saberte prácticamente de memoria: la talla y el stack & reach. Si los tienes bien apuntados, cualquier mecánico de allí donde alquiles podrá adaptarte la bicicleta lo más ajustado posible a las características de tu bici.

¿Cuál es el trato que tenemos con nuestra bicicleta?

En esta respuesta nos vamos a poner un poco emotivos. Puede que alquilar una bicicleta sea muy cómodo, pero también es cierto que nuestra bicicleta nunca es solo un simple vehículo para circular. Es una compañera de viaje, una amiga inseparable y, por ende, queremos seguir viviendo historias bonitas que poder enmarcar o compartir en nuestro Instagram. Tú la quieres y ella te quiere, por lo que en este caso piensa en qué es lo mejor para los dos.

¿Tienes pensado rodar solo en un tipo de modalidad o en varias?

Aunque normalmente unas vacaciones ciclistas se suelen planificar en clave de un solo tipo de ciclismo, puede darse el caso de que queramos explorar rutas urbanas y alternarlas con otras de carretera o MTB en el destino. Si estás entre ese perfil polivalente efectivamente: alquilar será la mejor opción.

¿Nuestras vacaciones ciclistas integran la participación en algún evento?

Si nuestra intención es planificar un viaje en el que habrá algún evento de por medio, puede que transportar nuestra propia bicicleta sea necesario, más si estamos ante eventos como triatlones, donde la especificad del tipo de bicicleta utilizada hace que sea más difícil encontrar una de alquiler.

También dependerá del tipo de evento: si se trata de una prueba que llevamos preparando mucho tiempo probablemente no querremos arriesgarnos a alquilar una bici diferente a con la que hemos estado entrenando. En cambio, si acudimos a un evento de menor nivel la opción de alquilar no debe descartarse.

¿Somos seres perezosos por naturaleza?

“Nosce te ipsum”, dijo Sócrates. En serio, lo dijo, si no nos crees búscalo en Google. Lo más importante a la hora de decidir qué hacer en este caso es conocerse a uno mismo. Y eso pasa por saber aceptar de que, según nuestro carácter e incluso según la mentalidad con la que viajamos, preferiremos una u otra opción.

Si para nuestras vacaciones ciclistas lo que queremos es comodidad, confort y no tener grandes quebraderos de cabeza, la apuesta por alquilar una bicicleta en el destino es la indicada. Si somos la antítesis de la pereza y no tenemos problema en desmontar, montar, buscar las condiciones de transporte de nuestra bicicleta, ver cómo trasladarla al hotel, esperar que no se rompa nada por el camino…no tendremos problema en llevar nuestra propia bici al destino escogido.

Y recuerda que en Cycling Friendly tenemos unas cuantas opciones en el caso de que tu decisión final sea la de alquilar una bicicleta.

Prev Post
Qué necesitas para tus vacaciones ciclistas en Mallorca
Next Post
5 razones para planificar unas vacaciones en bicicleta

Añadir Comentario

You must be logged in to post a comment.