Buscar en
Sign In

Vacaciones ciclistas en Altea ¿Qué rutas escoger?

Altea, ubicado en plena Costa Blanca, es un destino perfecto con montones de rutas ciclistas que puedes realizar.

 

Qué maravilla es Altea. Su casco antiguo repleto de historias vividas y por vivir, sus playas de cantos rodados, su chiringuitos, el encantador barrio de Bellaguarda, su puerto, su vida social conectada con el arte…

Razones no nos faltan para elegir pasar nuestras vacaciones en Altea. Y si además quieres disfrutar de unas buenas vacaciones ciclistas, Altea cuenta con alojamientos especializados para los amantes de la bicicleta como el Hotel Cap Negret, sede oficial en los últimos años de la Costa Blanca Bike Race… 

Si estás pensando en pasar tus próximas vacaciones ciclistas en Altea, aquí pasamos a proponerte 10 rutones con los que podrás alcanzar la cumbre de algunos de los puertos de montaña de la zona más disfrutones.

Y las rutas ciclistas que puedes hacer partiendo de Altea son…

  1. Altea – Tudons
  2. Altea – Tàrbena – Tollos – Coll de Rates (Parcent)
  3. Altea – Coll de Rates (Tàrbena)
  4. Altea – Serra Gelada
  5. Altea – La Nucía – Guadalest
  6. Río Algar – Río  Guadalest – Fonts de l’Algar
  7. Altea – Bernia
  8. Altea – Alto de Aitana
  9. Altea – La Carrasqueta
  10. Altea – Cumbre del Sol 

1. Altea – Tudons

Tudons, Altea, AlicanteAbrimos boca en este top ten con una ruta circular de casi 90 km en la que alcanzaremos un desnivel positivo de más de 2.000 metros. En ella nos enfrentaremos a los puertos de Tudons y Confrides, de mayor exigencia el primero que el segundo, pero suponiendo su combinación un reto de dificultad alta. 

La ruta comienza con un primer paso por el Alto de Finestrat, un calentamiento perfecto que nos encontraremos una vez superamos l’Alfàs del Pi. Es a partir del km 23 que iniciaremos nuestra ascensión hasta Tudons. La ventaja de este puerto es que su ascensión es bastante progresiva, con una pendiente media que supera el 5%.

Superado Tudons voltearemos en dirección a Altea de nuevo, donde nos tocará afrontar Confrides. Una ascensión bastante menos exigente, con una pendiente media en torno al 4% y antes de la cual habremos reposado piernas durante unos 10 km tras iniciar el descenso desde Tudons. 

A nuestro paso hacia Altea nos encontraremos con el encantador pueblo de La Nucía, una zona tranquila donde bien puedes realizar una pequeña parada antes de finalizar la ruta.

2. Altea – Tàrbena – Tollos – Coll de Rates (Parcent)

Coll de Rates, Alicante.

Si la primera ruta que os hemos presentado ya podía considerarse difícil, en este caso nos topamos con otra bastante más difícil que la anterior. En ella nos tocará hacer frente a los puertos de Tárbena, Tollos y el icónico Coll de Rates en su vertiente desde Parcent. 

En total nos esperan casi 140 km de recorrido con un desnivel positivo de más de 1.200 metros

Cuando nos enfrentemos a Tollos tocará aguantar 4 kilómetros intensos a un promedio del 6%. Con algo menos de pendiente promedio cuenta el Vall d’Ebo, pero su 5,8% se dilata a lo largo de casi 8 duros kilómetros.

En la escalada al Coll de Rates es bastante probable que te encuentres con algún que otro equipo entrenando por la zona según la época del año en la que vayas, pues se ha convertido en una de las subidas más populares de la Costa Blanca. Poniendo Parcent como punto de partida nos encontraremos con aproximadamente 7 km con una pendiente media del 5,37% y un desnivel positivo de 356 m

Durante toda la ruta se procura evitar casi en todo momento pasar por carreteras nacionales, consiguiendo así que el ciclista pueda recorrer kilómetros con seguridad y sin el agobio de los coches.

3. Altea – Coll de Rates (Tàrbena)

Coll de Rates, Alicante

Vale, puede que se te haya metido el susto en el cuerpo después de ver la ruta anterior, así que para compensarlo te presentamos otra ruta que solo es…difícil, pero en la que podrás subir también hasta el Coll de Rates recorriendo bastantes menos kilómetros. 

En concreto, 87 kilómetros con un desnivel positivo de 1720 metros donde el mayor reto será Coll de Rates pero tras cuya conquista todavía nos quedará realizar alguna que otra ascensión a nuestra vuelta por el Castell de Castells y la parte sur de Tárbena. La parte positiva de la vuelta hacia Altea es que ese desnivel que iremos sumando es bastante progresivo, sin sobresaltos que nos vayan a hacer perder el aliento.

4. Altea – Serra Gelada

Si en las tres primeras rutas nos hemos centrado en la carretera, toca hacer una pausa y hablar de un rutón en bicicleta de montaña que puedes hacer para ir hasta Serra Gelada (o Sierra Helada). Una etapa de poco más de 20 kilómetros en el que alcanzaremos un desnivel positivo de aproximadamente 600 metros, pero cuya dificultad estriba en ese kilómetro de pesadilla conocido como: EL KILÓMETRO ASFALTADO MÁS DURO DE EUROPA. Rampones en torno al 30% que hacen de esta etapa un recorrido exigente. Una subida que ha ido ganando fama en los últimos años gracias a la Costa Blanca Bike Race, que lo incluye como cronoescalada.

Por cierto, las vistas a la llegada son inmejorables.

5. Altea – La Nucía – Guadalest

Embalse de Guadalest

Volvemos con una nueva ruta de carretera, probablemente la más asequible de la que hemos presentado hasta ahora. En este caso nos encontramos con una ruta de unos 56 km de dificultad media con unos 1200 metros de desnivel positivo

En ella destacan el ascenso a la bonita localidad de La Nucía, que supondrán los primeros 18 kilómetros saliendo desde Altea, para poco a poco bordear el idílico embalse de Guadalest, en funcionamiento desde 1963 con una capacidad de 13.000 mil millones de litros. Su dimensión hace de este embalse un bien muy preciado en la zona, más teniendo en cuenta que la provincia alicantina no se caracteriza por disponer de grandes reservas de agua.

6. Río Algar – Río  Guadalest – Fonts de l’Algar

Fonts de s'Algar

Volvemos con otra ruta de montaña que nos permitirá seguir el curso de los ríos Algar y Guadalest, desde donde nos desviaremos a Callosa d’en Sarrià para encontrarnos con las abrumadoras Fonts de l’Algar. Nos encontraremos con una serie de cascadas y piscinas naturales incomparables dentro de un laberinto de galerías subterráneas que hacen de este un punto bastante transitado en los meses más veraniegos.

La ruta es de dificultad media y su distancia es de 34,75 km, con un desnivel positivo de 517 metros. Una ruta asequible pensada para disfrutar del recorrido pedaleando nuestra MTB.

7. Altea – Bernia

Sierra de Bernia

Si antes hemos hablado del kilómetro más duro de Europa, lo de la subida a Bernia no se queda demasiado lejos. Aunque cuente con apenas 19 kilómetros, los 727 metros de desnivel positivo dan buena cuenta de la exigencia a la que nos enfrentamos. La mejor noticia es que es un tramo con un asfaltado nuevo, lejos del bacheado y estado irregular que le caracterizaba en el pasado. Varias rampas que superan fácilmente el 15% y algunas que alcanzan el 20% hacen de esta ascensión una de las más recurrentes junto con el Coll de Rates.

8. Altea – Alto de Aitana

Alto de Aitana

La subida al Alto de Aitana ha ganado su fama con el paso de los años a raíz de su peso en algunas ediciones de la Vuelta a España. En concreto, en la edición de 2016 fue el último puerto conquistado, con victoria del francés Latour en una bonita lucha con el venezolano Atapuma, que perdió la primera plaza a apenas 100 metros de la llegada. También en esa misma edición se asistió al intento de escapada infructífero de Chris Froome frente al colombiano Nairo Quintana, que fue la sombra de Froome en los kilómetros finales. Lo curioso: cuando todo el mundo pensaba que Nairo Quintana y Chris Froome entrarían prácticamente de la mano en los últimos metros, el colombiano esprintó para adelantar a Froome ante el ¿irónico? aplauso de Froome al ver al ganador de esa edición pasarle por delante.

Así mismo, antes de nada es importante aclarar que para poder recorrer los últimos kilómetros de este recorrido será necesario pedir un permiso especial para acceder a la zona de la base militar de Aitana. Es una ruta muy exigente, con 114 kilómetros en los que alcanzaremos un desnivel positivo de 2.500 metros. En esta ruta existe una variante a Tudons a través de Relleu. 

De las más exigentes de este top 10 que os hemos propuesto.

9. Altea – La Carrasqueta

La Carrasqueta

Fotografía de Samu Alicante.

Ruta circular de las muy difíciles, pensada para ciclistas bien preparados. Para que quede claro que no estamos bromeando: 145 kilómetros en los que se alcanza un desnivel positivo de 2.600 metros. 

La subida a la Carrasqueta ha sido también ascendida en varias ocasiones en la Vuelta a España, y nuestra ruta pasa también por el puerto de Confrides. 

Los primeros 60 kilómetros serán un trámite sin grandes contratiempos donde prepararnos para lo que vendrá después. Durante la ruta pasaremos por Benidorm, Alcoy o la Vila Joiosa, y será entre los kilómetros 60 y 80 donde tocará hacer el gran esfuerzo de esta etapa. 

Eso sí, una vez superada la mitad de la etapa todavía tocará enfrentarse a Confrides, con menos exigencia pero cuya dificultad estribará en los kilómetros acumulados que llevaremos a esas alturas.

10. Altea – Cumbre del Sol

Cumbre del SolNo podíamos cerrar este top 10 sin incluir el ascenso a la afamada Cumbre del Sol. Desde Altea nos esperan 83 kilómetros en los que alcanzaremos un desnivel positivo de 1912 metros. Una ruta difícil cuya dificultad estriba en la empinada subida a esta cumbre ubicada en el Puig de la Llorença.

La ascensión a la Cumbre del Sol se presentó ante el público por primer vez en la Vuelta a España de 2015. Un puerto con 1 primer kilómetro y medio muy exigente, con constantes rampas que van del 10 a 15%. Superado este primer tramo nos encontramos con un un tramo de descenso para volver a sufrir lo indecible durante unos 700 metros, donde nos encontraremos con pendientes que superarán sin problema el 15%. De nuevo 700 metros donde podremos reponer fuerzas para alcanzar el último kilómetro a partir del 3,3. Aunque ya habremos pasado lo más duro de este puerto, en este final nos encontraremos todavía con  varias rampas que rondarán el 10-15%. ¿Resultado? Un puerto de poco más de 4 kilómetros con una pendiente media del 8,19%, un dato engañoso dado que en ella nos encontramos con los mencionados tramos en descenso.

Ya que hemos mencionado la Vuelta de 2015, traemos al recuerdo la victoria de Dumoulin en la etapa novena de esa edición. A falta de menos de 1 km el francés Dumoulin avanzaba con paso firme hacia la victoria. Pero el británico Chris Froome inició un asalto con el que conseguía adelantar al francés a falta de apenas 300 metros. Sin embargo, cuando parecía que Froome saldría victorioso, Dumoulin conquistó la etapa en un final que se le hizo eterno al británico. Por ahí en medio también estaría el español Joaquim Rodríguez, que acabó tercero en esa etapa y segundo en la general de ese año.

Por cierto, las vistas desde la cumbre son un lujo. Para aquellos que llegan, claro, los que no…

Prev Post
5 rutas ciclistas de ensueño de Girona
Next Post
Cabo de Gata: destino ciclista

Añadir Comentario

Your email is safe with us.