Buscar en
Sign In

Guía del ciclista urbano ideal

Cada vez las ciudades están más adaptadas a las bicis y los conductores de otros vehículos más concienciados, pero aun así, la convivencia origina situaciones a las que hay que adelantarse.

 

Circula siempre con precaución, con margen de sobra para poder reaccionar ante cualquier imprevisto y la ciudad siempre será un medio seguro por el que desplazarse en bicicleta.

Consejos para ser el ciclista urbano perfecto

  1. Mirar y girar
  2. Siempre atento
  3. Salidas
  4. Pasos de cebra
  5. El autobús
  6. Bordillos de frente
  7. Auriculares fuera
  8. Look Urbano

Mirar y girar

Mirar y girar Bici

Este es el orden y no al contrario. Antes de cambiarte de carril o cruzar un calle, mira siempre y ante la duda… no hay duda, nunca intentes imponerte. Busca la mirada del conductor e indica con el brazo tu intención, comprobando que te ha entendido e inicia el cambio de dirección con un leve movimiento. Una vez quede en evidencia que puedes pasar, no te demores demasiado, pero siempre sin efectuar giros bruscos.

Siempre atento

Siempre atentos en bici

Aunque tengas prioridad, ante un coche siempre serás la parte débil. En cruces, incorporaciones e intersecciones de calles, mira siempre que puedes pasar sin problema alguno. Insistimos lo mismo de antes, aunque tengas prioridad, nadie quiere hacer daños a nadie, pero puede que el conductor no te haya visto o crea que es él quien tiene preferencia. Una actitud preventiva eleva exponencialmente tu seguridad.

Salidas

Salidas de parking bicicletas

A veces pasamos por salidas de garajes. En la mayoría no hay espejo y el conductor necesita sacar el morro del coche para ver. Muchas de estas salidas están en rampa y para el conductor resulta complicado salir muy despacio. Si pasas muy pegado y rápido por esa salida puede que el morro del coche te dé un buen susto. También extrema las precauciones cuando pases por las salidas de los portales de los edificios. Un carrito o un niño jugando suelen ser una de las sorpresas más recurrentes.

Pasos de cebra

Pasos de cebra

Poco a poco van cambiando la pintura de los pasos de cebra por un compuesto antideslizante, pero todavía la mayoría de pasos de cebra patinan muchísimo, más aun cuando están mojados. En la medida de lo posible intenta evitar rodar por encima de las superficies pintadas tanto en estos pasos como en las propias líneas de calzada sobre todo si estás girando.

El autobús

Precacución autobús bici

Si ante la presencia de cualquier vehículo hay que ser muy cauto, mas todavía ante un autobús porque no ves lo que tiene delante. Su capacidad de maniobra y la visibilidad del conductor es más reducida por las grandes dimensiones y además son el centro de afluencia de muchos peatones. Nunca rebases a toda velocidad a un autobús detenido. Puede que un pasajero se haya bajado y esté pasando por delante de este para cruzar la calle, momento en el que podéis coincidir. También debes aminorar la velocidad al pasar por la puerta derecha de salida ya que los pasajeros se suelen bajar de un salto.

Bordillos de frente

Bordillos de frente

Si hay un bordillo súbelo con mucho cuidado, nunca de un golpe fuerte y mucho menos en diagonal, esto también es aplicable a las ciudades en las que hay railes de tren a ras de suelo donde puedes meter las ruedas. Hazlo siempre de frente o bien bajado de la bici, porque si lo haces en diagonal la cubierta se deslizará y es probable que te vayas al suelo. No te fíes de su tamaño,  precisamente los más pequeños son los más traicioneros, así que busca siempre los rebajes de la acera previstos para su acceso.

Auriculares fuera

Auriculares en bici

Vivimos tiempos de hiperconectividad y comunicación continua a tiempo real, pero en bicicleta está prohibido llevar auriculares. Es cierto que es súper agradable llevar musica o escuchando las noticias, un podcast o hablando con un amigo mientras pedaleas, pero la normativa en España es la que es, la sanción son 200€, y es muy cierto que no escuchar con claridad lo que sucede en tu entorno o en tu propia bicicleta implica un factor de riesgo añadido muy alto. Si necesitas hablar por teléfono, detente un momento y luego continua pedaleando.

Look Urbano

Look Urbano

Al igual que para montar en moto has de usar casco homologado, o para ir en el coche has de abrocharte el cinturón, montar en bici también exige llevar protección. En cascos de ciclismo hay infinidad de oferta en precios, calidades y diseños para todos los gustos, pero también hay una serie de recomendaciones respecto a tu equipación, para que disfrutes pedaleando por la cuidad con todas las garantías.

Casco

Siempre y bien ajustado, sin tapar el campo visual pero sin desproteger la frente. Ajusta bien las correas para que no queden holgadas y pon el pasador de bifurcación justo debajo de los lóbulos de tus orejas. Cualquier casco que merezca la pena ha de tener regulación trasera en la nuca que servirá para que siempre vaya bien sujeto.

Gafas

Muy recomendables. Hay que estar atento en todo momento al terreno y a la circulación y si entra alguna mota de suciedad en tus ojos puedes quedar cegado unos segundos. Utiliza gafas de tinte medio o mejor aun fotocromáticas y así las podrás llevar siempre, indistintamente de la luminosidad.

Chaleco reflectante

No es obligatorio pero si recomendable si tu bici no está perfectamente equipada con catadióptricos y luces de posición. Además los días de frío aísla nuestro pecho del viento frío.

Guantes

En invierno largos por el frío, en verano por la sudoración por el calor… y todo el año por protección. Podemos tener un leve tropiezo que nos obligue apoyarnos con la mano y puedes arañarte la palma si no la llevas protegida. Además para cargar la bici siempre nos da mejor agarre.

Pinza para el bajo del pantalón

Si tu bici no está equipada con un buen guarcadenas, ponte una de estás pinzas en forma de anillo abierto. Evitarás manchar tus pantalones o posibles enganchones de los bajos de pantalón con la cadena al engranar en el plato.

Bolsa lateral de mensajero

Es posible que en tu trayecto de bici tengas que utilizar tu billete de tren o pararte para contestar a una llamada telefónica. La diferencia de estas bolsas respecto a una mochila tradicional de dos bandas es que al no llevarla pegada a la espalda evitarás la transpiración  y que además puedes acceder de inmediato a su contenido con un solo giro por tu cintura. Llévala siempre bien regulada, asegurándote de que no roce en la rueda trasera o que alguna correa colgando pueda meterse en los radios.

Prev Post
Vía Verde del Aceite: paisaje en bicicleta para todos
Next Post
Conquista las calles con tu bici urbana

Añadir Comentario

Your email is safe with us.